domingo, 4 de noviembre de 2012

FOLCLOR MUSICAL SUMBILCANO

( I Parte )

El folclor musical sumbilcano, inicia su marcha discográfica en la década de los sesenta, con la grabación de un simple, con dos temas magníficamente ejecutados por el conjunto “Acuarelas Canteñas”, integrado por Felisísimo Cuadros, Santos Vilcachagua y Adrian Durán. Meses después aparecería la primera grabación cantada por las niña Mavel Padilla Gallardo conocida como “Rosita Mavi”, con el acompañamiento musical del conjunto “Cultural Sumbilca”, conformado por don Felisísimo Cuadros y Santos Vilcachagua, el popular “Robachola”. Posteriormente “Rosita Mavi” y su conjunto grabarían otros temas que rápidamente fueron éxitos completos.
Tiempo después incentivado por estas primeras experiencias fonográficas, un joven violinista demostrando la versatilidad de sus virtudes de artista innato, se lanzaría con todo a la grabación del tema que lo encumbraría entre los consagrados de entonces. “Tu pelo te jalarás” es el trampolín a la popularidad de Víctor Juve Espinoza Erazo conocido como “Chatito Juve”. Después vendrían muchos otros éxitos como “Las golondrinas”, y con ellos vendría también la “época de oro” del folklor sumbilcano; muchos artistas bajo la estela de “Los Luceros de Sumbilca” se aventuran a la edición de varias grabaciones, entre ellos Alberto Cristóbal, también los “Intocables de Sumbilca” con Potamio Durán Gómez y Abilio Barreto que popularizaron el tema “Tus ojos son dos luceros”. Luego seguirían Juan Evaristo, Juancito el Sumbilcanito, Lily Cuadros, “Natachita” con Eladio Barreto “Casaraco”, los Hermanos Álvarez, “Estrellita de Sumbilca”, Alberto Erazo, Helbert Rojas, entre otros.
En los años ochenta el folclor sumbilcano un tanto disminuido por el folclor comercial chancayano, recibe una inyección de nuevas fuerzas, de nuevos bríos para continuar con la misma aureola de siempre, con “Los huaynos de mi Sumbilca” grabado por Ademir Alonso Sánchez y Luis Barreto Pérez que integraban el conjunto musical “Los Primaverales de Sumbilca”.
Meses después  el resurgimiento del folclor sumbilcano se haría más notorio con el lanzamiento del caset “Sin tu cariño” por “Los Intocables de Sumbilca”, ahora con “Pocho y “Chinillo”. La edición de este caset, como dijo el mismo “Pocho”, resultó un golazo, pues en un par de meses se habían vendido más de mil casets, todo un record para nuestra industria  discográfica nacional y lo que es más sorprendente sin ninguna promoción radial. Después de esta grabación vendrían la segunda, tercera,  cuarta y quinta producción musical de “Los Intocables de Sumbilca”. Con cinco long plays en su haber, Potamio Durán se constituiría en el difusor más prolífico del huayno sumbilcano. Este imparable trajinar por las salas de grabaciones solo sería cortado por la súbita  muerte del recordado “Pocho”, el gran maestro del violín, cuyo deceso no solo significó una pérdida irreparable para el folclor sumbilcano, sino para el folclor nacional que lamenta y llora su ausencia.
 Mientras tanto “Chatito Juve” después de muchos “cuarenticincos” y “minis” que popularizó se animó a la producción de su primer caset, que igualmente resultó un éxito, pero no así su segundo long play que tuvo meridiana aceptación.
El año 1989, fue de mucho provecho para el folclor sumbilcano, ya que por primera vez, a iniciativa de Pedro Yupanqui, Andrés Salvador y Ruyer Espinoza productores del programa radial “La Revista Huaralina” , se llevaron las canciones y danzas de Sumbilca, hasta en cuatro oportunidades, a uno de los escenarios más importantes  del folclor nacional, el Teatro Felipe Pardo y Aliaga. Allí artistas sumbilcanos como Lily Cuadros, “Micho Alonso”, Juan Evaristo, Adrian Durán, Siles Álvarez, Potamio Durán, “Chinillo” y estampas como “Los wanquitos”, “Los Negritos” y la “Contradanza” compartieron escenario con los artistas más consagrados de la farándula andina nacional.


Concurso folclórico en el valle alto de Huaral


Extractado de “Raíces de mi Pueblo”   de Ruyer Espinoza Yupanqui